“Lo que motiva a las personas en las organizaciones no debe darse por obvio, puesto que va cambiando, y es por ello que conviene mantener la pregunta abierta y la sintonización activa a gran escala. Esto cobra suma importancia cuando se toma conciencia de que un proceso ético de transformación cultural pasa por una transformación en primera persona”.

– ©Buheivar 2017 –